Seleccionar página

¿Crees que puedes dirigir tu vida? Así es, puedes. Somos creadores de nuestra realidad: tenemos el poder para crear nuestra realidad. Y eso lo hacemos posible con una fórmula que aúna nuestros pensamientos con el poder de nuestros sentimientos y a través de nuestras acciones. Y para que se termine de materializar, no pueden faltar el influjo de las palabras.

PENSAMIENTO + SENTIMIENTO + ACCIÓN + PALABRA = REALIDAD

Y lo que hay que saber es cómo la estamos creando. Es decir, ¿Estamos creando nuestra vida en piloto automático, sin pensar y dejando que sea otro el que dirija el timón? O, por el contrario, ¿Somos nosotros quienes decidimos tomar el timón del barco y optamos a decidir donde vamos? Si es así, hay que tener ser consciente que, independientemente de para donde sople el viento, tienes que tener muy claro a dónde quieres ir.

 

Por eso una de las fases más importantes en todo lo que emprendas en la vida es:

CLARIDAD ES PODER

Cuando tú sabes qué es lo que quieres todo se clarifica; de hecho, el 99% de las personas no consiguen lo que quieren porque, básicamente, no saben lo que quieren ni tampoco por qué lo quieren. Así que sigue estas pautas:

 

  1. Es importante saber QUÉ es lo que QUIERO
  2. Por qué QUIERO eso
  3. PARA QUÉ lo quiero

 

Cuando te respondes a la tercera pregunta das un salto cualitativo porque descubres tu propósito de vida. Saber PARA QUÉ quieres algo te lleva a algo más grande, a tu misión; de este tema, hablaremos en otro artículo.

 

Para tomar el control de tu vida tienes que reconocerte, tomar consciencia de que tú eres quien crea tu vida –aunque el 95% del tiempo estemos en modo inconsciente– yo puedo elegir qué voy a hacer.  Y es ahí cuando aparecen las creencias que nos están bloqueando e impidiendo alcanzar nuestro propósito, aquello que quiero hacer, y las sano. Mira qué puedes hacer para salvar estas creencias.

 

Somos creadores de nuestra realidad. Así que toca preguntarse:

Qué es lo que quiero realizar en el ámbito de las relaciones, con la pareja, en el plano físico o espiritual: qué quiero conseguir.

Y lo siguiente es saber cómo estoy yo en ese punto si no qué acciones voy a hacer para realizar esto; y hay llegamos a punto crucial 

SIN ACCIÓN NO HAY RESULTADOS

La próxima semana explicaremos cómo desarrollar este aspecto y alcanzar el éxito de tu vida. Sígueme en las redes y te seguiré desgranando más.