Seleccionar página

¿Sabías que cuatro de cada diez personas en nuestro país no emprende un negocio por miedo a fracasar? Así es… ¡Un 40% de la población tiene miedo al fracasar emprendiendo! Y lo peor es que ni siquiera dan un paso para avanzar, sino que ya ni comienzan a caminar por ese temor.  Además, esa sensación se expande; no se limita a emprender, sino que abarca otras áreas de la vida: a las relaciones, al cambio de trabajo, a la familia, a iniciar algo nuevo…

Si tú también has sentido alguna vez esa sensación de miedo a fracasar incluso antes de empezar te voy a compartir algo… ¡Estás vivo! Si estás leyendo este post aquí y ahora es que estás vivo, y seguramente tienes muchas cosas en tu vida por las que dar las que sentirte orgulloso/a. Hemos venido a realizar un propósito y con una misión y mientras hay vida, hay posibilidades, esperanza y oportunidades.

¡Te recuerdo que tenemos el poder de crear en nuestra vida lo que queramos!

Bien… ¿Y si además te dijera que el fracaso no existe? El fracaso es una interpretación que yo hago de la realidad y como la hago yo, yo también la puedo modificar. Puedo cambiar la percepción de cómo estoy viviendo esa realidad.

Cambia “fracaso” por aprendizaje, descubrir tu propósito de vida como hacemos en #deceroadiez

En la vida o ganas o aprendes. Enfócate en lo positivo de cada situación. Somos RESPONSABLES de todo lo que nos ocurre pues lo creamos de manera consciente o inconsciente. Esa responsabilidad nos da poder y nos permite cambiar de un papel debilitante de víctimas a un papel poderoso de creadores responsables

Te propongo que hagas este ejercicio:

  1. Con los ojos cerrados ve atrás en tu vida a un momento en el que sentiste que fallaste o fracasaste.
    1. Ahora, ahí pregúntate qué necesitarías para cambiar el resultado.
    2. Plantea la situación de manera diferente ¿Qué podrías haber hecho para que el resultado fuera mejor o diferente? ¿Qué necesitas ahí? Perdónate y prometete a ti mismo que lo vas a hacer mejor y que te mereces lo mejor  (Puedes consultar una de mis meditaciones en mi canal de YouTube )
  1. Ahora haz lo mismo buscando un momento en tu pasado que te hizo sentirte orgulloso/a reconocido/a, en el que sientas que tuviste éxito.
    1. Con los ojos cerrados siente todo eso bueno: el reconocimiento el valor la alegría. “Observa” recordando con los ojos cerrados, lo que ocurre, si estás con alguien, cómo te miran…
    2. Haz crecer esa sensación y sentimiento multiplicándola por 10, luego por 100 y luego por 1.000.
  1. Trae esta sensación al presente. Impregnate de ese sentimiento. Recuérdate que si una vez lo hiciste lo puedes repetir. Toma una respiración profunda… y Adelante.

 

La calidad de tus emociones determina la calidad de tu vida. Así te responsabilizas de lo que puedes hacer tú para transformarla- ¿Quieres que te ayude? Escríbeme, para eso estamos aquí.