Seleccionar página

Hoy quiero contaros lo que significa esta pregunta para mi: ¿Crees que recibes lo suficiente? ¿Te la has hecho? Independientemente de que creas que sí o que no, la respuesta está incompleta si no te cuestionas otro aspecto: ¿Qué es lo que quieres realmente? ¿Lo sabes? Tan importante es saber pedir lo que queremos (no solo lo que necesitamos) como saber recibir lo que merecemos. Sin creencias que nos limiten.

Ya sea amor, dinero, conocimiento… Si quieres más de ello, te confío un secreto para que suceda: DA. Da aquello que necesitas porque esto es una ley: todo lo que tú das, lo recibes multiplicado.Y ya te está pasando. Si quieres saber qué estás dando en tu vida, observa que estás experimentado en tu vida. Prueba a mirar a tu alrededor, ¿qué ves?

Si ves amor es que has dado amor; si ves los detalles que otros tienen contigo quizás tú estuviste con otros en una situación similar… Hay que dar, hay que compartir. Y se qué me puedes decir: ¡Pero Yoniel si yo ya doy!… o “Es que de eso precisamente no tengo”. ¿Estás seguro? Son los pequeños gestos los que nos engrandecen y dicen mucho de nosotros y a veces no sabemos ni que los tenemos. Por eso, si quieres recibir más cariño, haz lo propio: ten detalles, una palabra, una sonrisa…

Si quieres recibir más dinero, da algo de valor a cambio: tu tiempo, tu fuerza, tu sabiduría… Pero cuidado ¡Da sin tomar, sin miedo y sin esperar nada a cambio! Es nuestra intención al hacer lo que cambia el resultado. No es lo mismo dar para recibir, que dar por la alegría de ver a otro feliz.

Y ahora que ya sabes lo que quieres ¡Ábrete a recibirlo! A veces creemos que no necesitamos algo solo porque nos han hecho creer que está mal, que es egoísta, que nos juzgarán…  Y te retraes. Esas falsas creencias nos bloquean. Hay que permitir que la vida nos de y agradecérselo.

Así que recuerda:

  1.   Observa tu vida
  2.  ¿Que quieres ?
  3.  Pídelo con fe.
  4.  Se consciente de que de alguna manera ya lo tienes y
  5. ¡Comienza a darlo!
  6. Ábrete a recibir.

 

Tan importante es saber pedir como saber recibir y estar dispuesto a acoger lo que es para nosotros y que nos corresponde por herencia divina.