Seleccionar página

¿Cuando fué la última vez que hiciste algo por primera vez? ¿Algo que te nutriera por dentro? Prueba a hacerlo. YO LO HAGO. No pasa una semana sin que pruebe algo diverso, realice una actividad que nunca haya hecho, una experiencia o sencillamente coma algo distinto: una nueva receta o visitar un sitio diferente. Esto sinceramente me enriquece.

La riqueza está en todas partes porque nuestro Universo es abundante y rico. Ahora me viene a la mente que cuando vivía en Cuba no solía agradecer toda la belleza que me rodeaba en esa hermosa isla. Este año he vuelto a visitarla y ahora voy con otros “ojos”, con otra forma de mirarla.

 

CUANDO AGRADECEMOS Y ELEGIMOS MIRAR CON OTROS OJOS, LA BELLEZA SE MUESTRA ANTE NOSOTROS Y NOS DAMOS CUENTA DE CUÁN RICOS SOMOS.

¡Es tan edificante!, cuando cambias tu manera de ver el mundo,  el mundo cambia:

  •         Se ensancha
  •         Sales de tu estado habitual
  •         Y te abres a la transformación, a recibir, a merecer.

Hacer cosas distintas está relacionado directamente con la RIQUEZA.

Porque salir de tu zona de confort, de tus limitaciones, te expande… Te pone en predisposición Sino… ¿Cómo esperas obtener riqueza espiritual o material sino eres capaz de cambiar lo que haces a diario? Si quieres salir de una situación viciada, haz cosas diferente a lo de siempre, que se salgan de lo habitual. ¡Cambia tu perspectiva y experimenta lo que sientes realizándolo! No necesitas hacer algo enorme o fuera de tu alcance; sino cosas que te conecten con lo que eres, con tu pasión. Tus pasiones son las que te llevan a tus emociones. Alejarte de ellas, es alejarte de ti. Alimentarlas te enriquece, te hace vibrar y te eleva.

 

Te propongo un mini ejercicio –¡Me gusta poneros retos!-

  • Coge una hoja de papel y apunta todas esas cosas que te gustaría hacer y que habitualmente crees que no puedes por tu trabajo, tus compromisos, la costumbre… Por ejemplo: ver amanecer en la playa; escaparte para bucear a media mañana; preparar un picnic en el parque un día entre semana o un partido de fútbol con los amigos…
  • Ordénalas por las que harás antes y las que ves más lejanas en el tiempo
  • Propón alternativas. Te ayudo: ¿Haces yoga? Pues prueba en el mar, sobre una tabla de padel surf y viendo amanecer, como lo he hecho yo; o hazlo al aire libre. ¿Te gusta cocinar? Conviértete en chef por un día, cocina para desconocidos… A veces basta con hacer lo mismo pero desde otra posición, modificar la mirada.

 

Para hacer tu vida más rica:

  1.       Agradece lo que tienes y eres
  2.       Mira a tu entorno con nuevos ojos. Observa la belleza en todo.
  3.       Propónte cosas motivadoras que te supongan un reto. ¡Atrévete!
  4.       Haz algo diferente, nuevo, o algo antiguo de manera diferente.
  5.       ¡Cambia la energía, sal, vive!

 

¡Es una sensación poderosa!  ¿Quieres que te comparta las experiencias que más han enriquecido mi vida?